Ir directamente a la información del producto
1 de 2

krtiendas

Collar Delicado Virgen María

Collar Delicado Virgen María

Precio habitual $69.999
Precio habitual $99.000 Precio de oferta $69.999
Oferta Agotado
👉SELECCIONA TU COMPRA AQUI👇

DISEÑADA POR LA PROPIA SANTÍSIMA MADRE, LA MEDALLA MILAGROSA ES UNO DE LOS ARTÍCULOS DEVOCIONALES MÁS RECONOCIDOS Y POPULARES ASOCIADOS CON LOS MILAGROS. DISEÑADA Y REVELADA POR MARÍA, LA MEDALLA ES ÚNICA ENTRE TODAS LAS MEDALLAS.

-

Era casi medianoche cuando Santa Catalina Labouré fue despertada por una voz suave que susurraba: "Hermana, hermana, hermana". Misteriosos acontecimientos la llevaron a la capilla donde se apareció la Santísima Virgen y se sentó cerca del altar. Santa Catalina se arrodilló a sus pies, apoyó las manos en el regazo de María, la miró a los ojos y tuvo una conversación de corazón a corazón con ella. Más tarde, Santa Catalina se referiría a esa noche como “el momento más dulce de mi vida”.

Cuatro meses después, en noviembre de 1830, María se apareció nuevamente a Santa Catalina en la Capilla de la Rue de Bac. Esta vez, nuestra Santísima Madre estaba parada sobre un globo terráqueo, con deslumbrantes rayos de luz brotando de sus manos extendidas. Enmarcando la aparición había una inscripción: “Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti”. Cuando María habló con Santa Catalina, ella le dijo: “Haz acuñar una medalla según este modelo. Quienes lo lleven recibirán grandes gracias, especialmente si lo llevan alrededor del cuello. Quienes repitan esta oración con devoción estarán, de manera especial, bajo la protección de la Madre de Dios. Las gracias serán abundantemente concedidas a quienes tengan confianza”.

Con la aprobación de la Iglesia Católica, las primeras medallas se fabricaron en 1832 y se distribuyeron en París. Se sabe que existen sólo diez de las medallas originales, y una de ellas se encuentra en el Santuario de la Medalla Milagrosa.

Casi de inmediato, las bendiciones que María prometió cayeron sobre quienes llevaban su medalla, y pronto toda Francia estaba clamando por lo que el pueblo llamaba la “Medalla Milagrosa”. Hoy en día, la Medalla sigue recibiendo de Dios bendiciones para el cuerpo y el alma.


Ver todos los detalles